COVID-19 y El Cambio Climático

Mi intensión con este articulo es crear consciencia de la situación que todos estamos viviendo y el efecto en nuestro planeta. Esta pandemia que nos afecta a nivel mundial viene cargada de enseñanzas de las cuales podemos reflexionar.


China y su impacto en el medio ambiente

China es el mayor consumidor mundial de carbón, un combustible fósil altamente contaminante y un emisor de gases de efecto invernadero. Según las promesas del Acuerdo de París, Beijing no tenía planes de reducir sus emisiones en el corto plazo, por lo tanto durante la próxima década, solo aumentarían.


Sin embargo, de repente y no por la crisis climática, esta economía colosal ha reducido las emisiones de CO2 en un 25% según cifras estimadas por Lauri Myllyvirta en el Centro de Investigación de Energía y Aire Limpio de la Universidad de Helsinki.


Durante este mismo período en el 2019, China lanzó alrededor de 800 millones de toneladas de CO2 (MtCO2), lo que significa que el virus podría haber reducido las emisiones globales en 200MtCO2 hasta la fecha.


Las imágenes satelitales publicadas por la NASA y la Agencia Espacial Europea muestran también una reducción dramática en las emisiones de dióxido de nitrógeno, aquellas emitidas por vehículos, plantas de energía e instalaciones industriales, en las principales ciudades chinas entre Enero y Febrero. La nube visible de gas tóxico que se encuentra normalmente sobre las centrales industriales casi desaparecieron.

Todo esto parece una buena noticia para el planeta, al menos a corto plazo.


La única vez que vemos que las emisiones se reducen significativamente es cuando los países, o el mundo, entran en recesión ", dice Jon Erickson, un economista ecológico del Instituto Gund de la Universidad de Vermont que estudia los vectores emergentes de enfermedades infecciosas en relación con el cambio climático.

"Estos momentos realmente apuntan a cuán íntimamente están vinculadas las emisiones de gases de efecto invernadero al crecimiento económico", dijo Erickson.

Si bien las recesiones son buenas para el clima, son terribles para las personas, especialmente para aquellos que ya se benefician menos de nuestras economías de combustibles fósiles.


No soy economista ni financiera, por eso entiendo que después de que pase todo, tanto China como los demás países afectados por la pandemia quieran reanudar sus economías, acelerando sus producciones y creando un efecto rebote.


Mi única esperanza en todo esto es que tanto China como todos a nivel mundial utilicen este tiempo para establecer planes de crecimiento consciente y de "alta calidad", basados en servicios locales e inversión en tecnología verde y energías renovables.


Aprendiendo con el COVID-19

El virus nos ha forzado a todos a cambiar nuestros hábitos de una manera que podría contribuir a largo plazo a proteger nuestro planeta.


Entiendo que no todos los trabajos puedan realizarse de manera virtual o remota, pero creo que es posible que todas las empresas puedan aprender algo de esta situación y revisar sus procesos actuales.


Nuevos hábitos debido al COVID-19:

  • Más personas trabajando desde casa

  • Menos viajes de trabajo forzando a realizar más videoconferencias

  • Trabajando semanas más cortas

  • Cambios en horarios de oficina para reducir el tráfico y conglomeraciones

  • Más consumo a negocios locales


¡Ahora es tu turno! No podemos seguir haciéndonos de la vista gorda y dejarle la solución de nuestro problema de contaminación a los gobiernos. Todos tenemos el poder como individuos de cambiar el curso de nuestro planeta con nuestras decisiones.


¿Te animas al cambio? ¿Que necesitas para hacerlo? Déjame tu respuesta en los comentarios.


Un abrazo,

Moni


Referencias:

CNN Climate

Carbonbrief.org

Centre for Research on Energy and Clean Air


31 vistas
Contáctanos

© 2020 by Ikigai Collective.